FCPAméricas Blog

Una Cultura de “Decir lo que Piensa”: Estimular a los empleados a reportar las violaciones de la FCPA primero a nivel interno

Author: Matteson Ellis

La Sección 922 de la Ley Dodd-Frank, que establece mecanismos de informante (denunciante o whistleblower) de la SEC, se encuentra en vigencia. La semana pasada la SEC anunció que hizo su primer pago al programa de informantes. El Director de la Oficina de Informantes de la SEC señaló que la oficina recibe, en promedio, ocho reportes secretos diarios. La Presidenta de la SEC, Mary L. Schapiro, afirmó: “Estamos viendo informes secretos de alta calidad que les ahorra mucho tiempo y recursos a nuestros investigadores.”

Como si los riesgos de FCPA ya no fueran suficientemente altos, ahora las compañías tienen que considerar a los informantes. ¿Cómo manejar esta amenaza? Estimulando a los empleados a reportar las violaciones a la FCPA primero a nivel interno, mediante programas de cumplimiento preexistentes.

El reporte interno coloca a la compañía en posición de mando. Le permite a la compañía investigar, remediar y posiblemente revelar problemas, y por tanto mitigar las multas y sanciones finales. La compañía tiene 120 días para actuar (aquí encontrará las normas de informantes). La alternativa es riesgosa; el empleado podría acudir al Gobierno, y ninguna compañía quiere recibir un citatorio.

¿Cómo pueden las compañías estimular a sus empleados a que reporten los casos de infracciones a nivel interno? Fomentando lo que una compañía multinacional denomina una cultura de “decir lo que piensa”.

Una compañía primero deberá asegurarse de que cuenta con una infraestructura de reporte apropiado. Las mejores estructuras de reporte interno que he visto son las que han sido pensadas cuidadosamente para responder a la estructura corporativa específica de la compañía. Si la compañía está altamente descentralizada, entonces debería tener un encargado de ética en cada unidad operacional que se ocupe del manejo de las demandas. Los empleados deberían tener lugares sencillos para hacer reportes. Las líneas directas son imprescindibles. Los gerentes juegan también un papel importante. Son los ojos y los oídos en el territorio y suelen ser los mejores medios para recordar el deber de cumplimiento. Se les puede incentivar a tomar muy seriamente sus deberes de conciencia de reporte. Los sistemas deberán educar a todos los actores en la cadena de reporte para saber cuáles problemas escalar y cómo hacer el seguimiento de los reportes. Deberían implementar mecanismos para garantizar la documentación y el seguimiento de los reportes.

Más allá de la estructura, una compañía necesita considerar la cultura. ¿Cuál es la actitud de la organización con respecto a la presentación de quejas a nivel interno? ¿Cuán cómodos se sienten los empleados al contar sus inquietudes? Matt Kelly de Compliance Week ha discutido este reto. Algunos empleados se sienten dudosos: “Temo que me despidan,” “De cualquier modo la gerencia jamás me escuchará,” “Me etiquetarán de problemático y no me darán mi próximo ascenso.”

Para cambiar eso, el abogado especialista en FCPA Mike Volkov recomienda crear incentivos específicos por hacer reportes, eliminar los miedos a la represalia y reforzar las informaciones sobre los programas. A esa lista yo añadiría “autoevaluación”. Para la compañía es esencial recopilar información que indique si la cultura actualmente facilita los reportes.

Una forma de lograrlo es encuestando a los empleados. Utilicen sondeos de opinión del empleo para preguntarles si se sienten felices con sus trabajos, cómodos con la gerencia, y deseosos de levantar sus manos. Las respuestas pueden revelar actitudes en todas las operaciones de la empresa. Pueden informar con mensajes para aumentar la participación. La compañía puede reestructurar sus mecanismos para llenar los bolsillos que tienen necesidades. Los datos informarán develando el delicado equilibrio entre muy poca información y demasiada información. Guiará el diseño de una capacitación objetivo para garantizar que se genere una conciencia global.

La amenaza del informante nunca podrá extinguirse por completo; pero los riesgos sí pueden reducirse.

La versión original de este post fue publicado en inglés el 29 de agosto de 2012. La traducción es creado por Merrill Brink International.

El blog de FCPAméricas no está dirigido a prestar asesoría legal a sus lectores. Las entradas o posteos de un blog incluyen solamente los pensamientos, ideas e impresiones de sus autores y colaboradores, y deben considerarse solo como información general sobre las Américas, las leyes anticorrupción incluyendo la Ley de Prácticas de Corrupción en el Extranjero (FCPA), problemas relacionados con el cumplimiento de las leyes anticorrupción, y cualquier otro tema que allí se trate. Nada contenido en esta publicación deberá interpretarse como que constituye asesoría legal o servicios de cualquier tipo. Además, la información publicada en este blog no deberá ser utilizada como base para tomar decisiones o acciones que pudieran afectar su negocio; más bien, las compañías y los empresarios deben buscar la asesoría legal de abogados especialistas en leyes anticorrupción y cualquier otro asunto legal. El Editor y los colaboradores de este blog no serán responsables de ninguna pérdida incurrida por algún lector o alguna compañía como consecuencia de la información suministrada en esta publicación. Para más información, por favor comunicarse a través de Info@FCPAmericas.com.

El autor otorga su permiso para enlazar, postear, distribuir, o utilizar como referencia este artículo para cualquier propósito legal, siempre y cuando se haga mención al autor.

© 2013 FCPAméricas, LLC

Matt Ellis

Post authored by Matt Ellis, FCPAméricas Founder & Editor

Categories: Compliance Anticorrupción, Español, FCPA, Informe Interno

CommentsComments | Print This Post Print This Post |

Leave a Comment

Comments

Leave a Reply


FCPAmericas

Subscribe to our mailing list

* indicates required

View previous campaigns.

Close